¿Cómo tratar un desgarro muscular para su pronta recuperación?

Una de las lesiones más comunes que sufren quienes realizan deporte de forma profesional o amateur, es el desgarro muscular. La mala ejecución de un movimiento o la no realización de calentamiento previo, pueden incidir en que el músculo sufra alguna fisura que puede ser leve o comprometer la movilidad de la zona afectada. 

En esta oportunidad, hablaremos sobre el desgarro muscular, los distintos grados de esta lesión y cómo la terapia celular puede ayudar a sanar los desgarros de forma rápida para que vuelvas a tu rutina deportiva lo antes posible. 

¿Qué es un desgarro muscular?

Un desgarro muscular, también conocido como desgarro o rotura muscular, es la distensión o rotura que ocurre por el estiramiento o contracción abrupta del músculo. Esto compromete los tejidos musculares, como las fibras y los vasos sanguíneos, provocando mucho dolor y hasta hematomas. 

En general, los desgarros pueden provocar una ruptura parcial o total, generados por una tensión excesiva o un movimiento brusco repentino que sobrepasa la capacidad del músculo para estirarse o contraerse de manera segura. 

Tipos de desgarro muscular

Los desgarros musculares pueden clasificarse en tres categorías según su gravedad:

  • Desgarro de primer grado: Implica daño leve en pocas fibras musculares. Generalmente, causa dolor leve, inflamación y molestias menores al mover el músculo afectado.
  • Desgarro de segundo grado: Involucra una rotura parcial de las fibras musculares, lo que puede causar dolor intenso, hinchazón, moretones, debilidad muscular y limitación del movimiento.
  • Desgarro de tercer grado: Es la rotura completa del músculo o de una gran cantidad de fibras musculares. Este tipo de lesión puede ser extremadamente doloroso, causar hinchazón severa, hematomas visibles, pérdida significativa de función muscular y, en casos graves, puede requerir intervención médica para reparar la lesión.

¿Cómo tratar un desgarro muscular rápido?

El tratamiento para un desgarro muscular varía según la gravedad de la lesión. Los desgarros leves pueden sanar aplicando el método PRICE: Protección (Protection), Reposo (Rest), Hielo (Ice), Compresión (Compression) y Elevación (Elevation). Este método facilita que las células de nuestro cuerpo regeneren la parte dañada en unos días, por ello es muy importante mantener reposo posterior a un desgarro de primer grado. 

Para el caso de los desgarros más graves es necesario atención médica para que la lesión sane correctamente y evitar secuelas a largo plazo, como por ejemplo, que el desgarro se vuelva crónico. Dentro de los tratamientos convencionales se suelen recomendar sesiones de fisioterapia, medicación para controlar el dolor y, en casos extremos, cirugía para reparar el tejido muscular dañado. Sin embargo, dentro de los tratamientos nuevos está la opción de la terapia celular regenerativa, que estimula la regeneración de los tejidos musculares. 

Regeneración con terapia celular para sanar un desgarro 

Nuestro cuerpo tiene su propio proceso de sanación. Cuando sufrimos un desgarro leve, es decir, que las fibras musculares tienen un daño menor, las células de nuestro cuerpo pueden reconstruir por sí solas estas fibras, ayudando a que el músculo se recupere por sí solo. Sin embargo, para los desgarros graves, este proceso puede ser muy lento o deficiente, ya que el organismo requiere de más tiempo para curar la lesión en su totalidad.

Dentro de la medicina regenerativa se ha estudiado el potencial de nuestras células para reparar tejidos duros y blandos. Hoy somos capaces de comprender cómo nuestro cuerpo se regenera a sí mismo y utilizar ese potencial en tratamientos médicos. Al estudiar los procesos naturales de regeneración de nuestro organismo, se desarrolló la técnica de regeneración naturalmente guiada (rng). Esta replica el proceso regenerativo de los tejidos de nuestro organismo para acelerar la reconstrucción de las fibras musculares o rotura de tendones, para el caso de los desgarros. 

De la sangre de cada paciente se extrae un concentrado plaquetario, conocido como L-PRF (del inglés Leucocyte Platelet-Rich Fibrin), el cual es aplicado en la lesión para estimular el crecimiento celular y la regeneración de los tejidos.

¿Cómo funciona la regeneración naturalmente guiada en desgarros?

Para iniciar la terapia de regeneración naturalmente guiada, solo se necesita de la sangre del mismo paciente y de una o dos sesiones para que el desgarro sane de forma correcta sin dejar secuelas. 

Los pasos de cada sesión son: 

  • Se extrae una pequeña cantidad de sangre a la persona a tratar, la que es procesada por unos minutos en una centrífuga especial que separa el material regenerativo de la sangre del resto de sus componentes. 
  • El biomaterial obtenido se infiltra como Fibrinógeno Líquido en el desgarro, transportando las células y elementos regeneradores que estimularán la reproducción celular de forma acelerada en el organismo para reconstruir el tejido muscular. 
  • 10 a 15 días después del tratamiento  (que tiene una duración de 30 minutos), el médico realiza un control y, en caso de ser necesario, derivará a kinesiología para fortalecer la zona del músculo afectado y evitar que esta lesión vuelva a ocurrir. 

[Añadir video de desgarro]

Recupérate de tu desgarro de forma rápida 

Pon tu desgarro en nuestras manos y te ayudaremos a recuperar tu rutina en poco tiempo. Con nuestro tratamiento y equipo médico, aceleramos el proceso natural de recuperación de tu cuerpo, ayudándote a sanar sin dejar secuelas. 

Consulta por este tratamiento completando el formulario o escríbenos a nuestro whatsapp +56997333199 para recibir información sobre este innovador tratamiento.

Sugerencias de lectura

Lesiones, heridas y enfermedades

¿Cuál es la diferencia entre artrosis y artritis?

Lesiones, heridas y enfermedades

Reparación de tejidos para el tratamiento de artrosis de columna 

Lesiones, heridas y enfermedades

¿Cómo tratar la artrosis de rodilla con terapia celular?

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿Necesitas ayuda?