¿Esguince o desgarro?: Aprende a reconocerlos

Si eres de las personas que realiza actividad física con frecuencia o está expuesto a trabajos de fuerza, es muy probable que hayas sufrido de un esguince o un desgarro alguna vez. Estas lesiones son muy frecuentes y, aunque afectan a distintos tejidos, tienen síntomas similares y son fáciles de prevenir.

En este artículo te contaremos cómo reconocer si sufriste un esguince o un desgarro y qué opciones de tratamientos hay para su recuperación. 

¿Cuál es la diferencia entre un esguince y un desgarro?

Ambas son lesiones muy frecuentes entre quienes realizan actividades deportivas o trabajos físicos de gran esfuerzo. Los esguinces y desgarros se producen por traumatismos o uso excesivo de la articulación o músculo, dañando distintos tejidos del sistema musculoesquelético.

El desgarro muscular es una rotura total o parcial de las fibras musculares. Suele producirse ante una contracción o estiramiento repentino del músculo, dañándose durante la ejecución del movimiento. Por su parte, el esguince es una rotura o distensión en los ligamentos de las articulaciones (tobillo, muñeca o rodilla, entre otras). También suele experimentarse  durante la realización de movimientos bruscos que llevan a torceduras e impactos en la articulación. 

¿Qué duele más un esguince o un desgarro?

Si bien son lesiones diferentes, ambas pueden ser muy dolorosas. Tanto los esguinces como los desgarros poseen clasificaciones según el dolor y gravedad de la lesión. Estos se clasifican de la siguiente manera:

Esguince:  

  • Grado 1: se asocia a un daño microscópico de los tejidos del ligamento. Suele mejorar al poco tiempo siempre y cuando el paciente tome reposo para su recuperación.
  • Grado 2: los ligamentos están parcialmente dañados y requiere de atención médica para su recuperación en unas semanas o meses. 
  • Grado 3: los ligamentos están totalmente dañados. La articulación puede presentar inestabilidad  y necesita de atención médica para sanar a largo plazo.

Desgarro:

  • Grado 1: leve daño en las fibras musculares acompañado de dolor e inflamación. Al poco tiempo el músculo se recupera y las molestias desaparecen. 
  • Grado 2: rotura parcial de las fibras musculares con dolor e hinchazón intensos y limitación del movimiento. Requiere de atención médica para sanar. 
  • Grado 3: las fibras musculares han sido dañadas severamente limitando el movimiento asociado a un fuerte dolor. Solo la intervención médica permitirá a la lesión sanar en unos meses. 

Cabe destacar que sólo un médico podrá determinar el grado de un esguince o desgarro y, con ello, los tratamientos a seguir para recuperar cuanto antes el ligamento o músculo dañado. 

¿Cuáles son los síntomas de un esguince o desgarro?

Los esguinces y los desgarros comparten algunos síntomas, como el dolor, la hinchazón, moretones y dificultad de movimiento en la zona afectada, pero también tienen otros síntomas que permiten diferenciar una lesión de otra. Por ejemplo, un desgarro puede presentar contracciones, espasmo muscular y calambres.

¿Cómo tratar un esguince o un desgarro?

En la actualidad existen diversos tratamientos para tratar un esguince o un desgarro. Según la gravedad de la lesión, el médico especialista determinará qué opción terapéutica es la más adecuada. Algunas de las alternativas son: 

  • Toma de medicamentos
  • Reposo absoluto o relativo
  • Fisioterapia
  • Cirugía (en casos de daño mayor)
  • Terapia celular

Esta última es una opción innovadora que destaca por regenerar los tejidos dañados, como los ligamentos en el caso de esguince y del músculo en el caso de desgarros. Dentro de la terapia celular se encuentra la técnica de regeneración naturalmente guiada (RNG), la cual utiliza el mecanismo de regeneración celular del propio organismo para acelerar el proceso de sanación de los tejidos. 

En esta infografía te explicamos el proceso que seguimos en nuestro centro médico:

Infografía del paso a paso de la regeneración naturalmente guiada: extracción de sangre > materiales > aplicación > reparación > proliferación y liberación plaquetaria.

Somos un centro especializado en regeneración naturalmente guiada y único en el país que utiliza las células regenerativas de tu sangre para ayudarte a sanar en menos tiempo y de forma efectiva utilizando esta tecnología. Realiza tus consultas al WhatsApp +56997333199 o agenda tu hora de manera online para iniciar cuanto antes tu proceso de recuperación y retomar tus actividades favoritas. 

Sugerencias de lectura

Lesiones, heridas y enfermedades

Úlcera varicosa en la pierna: cuidados que debes tener

Lesiones, heridas y enfermedades

7 beneficios de la terapia celular para tratar heridas complejas

Lesiones, heridas y enfermedades

Los beneficios de la terapia celular para la regeneración muscular

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿Necesitas ayuda?